jueves, 11 de agosto de 2011

De la cocina y sus utensilios . . .

La cocina ha sido, y será, uno de los lugares más importantes de la casa. Ha variado en el tiempo, desde los tiempos de nuestras abuelas , en que las cocinas eran espaciosas, comodas , de grandes muebles, en las cuales se pasaba la mayor parte del tiempo hasta ahora en que la característica principal es la funcionalidad, con mobiliario simple y una serie de utensilios que simplifican y facilitan al máximo las operaciones culinarias. Entre estos utensilios se cuentan la gama de los electrodomésticos, que tanto han contribuido a facilitar y a hacer más agradable las tareas en la cocina.
Al lado de los electrodomésticos están los utensilios traadicionales, por nombrarlos así,que se necesitan en toda cocina, como cuchillos, ollas, sartenes, fuentes, ralladores.  .  . etc, etc, etc



Este poema lo encontré en la web.  .  .

Una noche en la cocina.

(Escrito por Ariel Pugliese)

ya no tengo compañía…
Los pimientos y cebollas, acarician mis sentidos…
El horno está encendido, corto papa, hecho filo,
Con un huevo bien cascado, me concentro y hago un nido.

El cuchillo fileteando por la fuerza de mi cuerpo,
Atiendo aquel llamado y mis manos humedecidas, las seco con un paño…
El aceite está caliente,
Ella solo me hace daño.

Estoy solo en mi vida,
Estoy solo ahora en mi cocina…
Feliz yo con mi rutina,
Siento que algo bueno se aproxima.

El pollo marinando,
Con laurel y otras hierbas,
Pongo sal y pimienta,
Desde arriba hacia mi meta.

Otro llamado que recibo,
Era mi abuela preguntando…
¿Ariel que estás haciendo?
Al cual respondo, cocinando!

Abro la puerta del horno,
Ahí adentro hay otra vida…
De aromas y sabores,
Que inundan mi contorno.

Veo tu cara dibujada,
En la papa transparente,
Siempre estás dentro mío,
Desde que te vi, yo vivo y pienso en algo diferente.

Que lindo que sería,
Invitarte algún día…
Y que puedas comprender lo que siento,
Y te des cuenta que no miento.

Al sentarme a la mesa,
Hay dos platos enfrentados…
Para no sentirme solo,
E imaginarte a mi lado.

La comida se termina,
Espero el postre que me anima…
Cambio el vino de mi copa,
Por que el otro no marida.

Una gota en la mesa,
La cual seco con un paño…
No era vino, eran mis lágrimas,
Me di cuenta que te amo.